Web


Así era cómo, el siempre recordado “Joaquín Prat“, en el programa de TVE-1 “El Precio Justo“; y es que si algo ha permanecido inherente a nuestra especie desde los principios.. es El Juego. Y es tan simple este modo de integrarse, comunicarse y compartir emociones que permanecerá durante los siglos, formando parte de nuestro ser.

No es más acertado que la evolución fue gracias a este Juego de experimentar con lo que les rodeaba a nuestros antepasados, puro juego y curiosidad, encajar piezas, probarse a sí mismos, arriesgarse ante los miedos y superarse.. en fin, jugar, porque en eso consisten los juegos, riesgo en pro de un beneficio -Ganar-.

La Wiki expresa el juego como acción recreativa, mediante objetivos y reglas; el RAE es más explícito, Ganar o Perder (aparte de las demás acepciones). En definitiva, es un divertimento, algo lúdico, entretenimiento.. y seguro que todos recordaremos momentos pasados, emociones que palpitan ante eventos deportivos y ese juego que me gustaba tanto..

Pues no le des más vueltas al tarro aquí os pongo varias curiosidades que me entretuvieron décadas atrás (y seguro que a vosotros también), estamos hablando de las consolas, juegos de ordenador y demás tiempos pasados que montones de Freakis han recopilado en Internet.

  • Cómo aperitivo al menú os pongo este vídeo (es un grupo musical que seguro os sonará lo que tocan, sino sabéis el tema que están tocando,  entonces os habéis equivocado de sitio).


PRESS PLAY ON TAPE (Live in London 2004)

  • De primer plato os pongo un plato de cuchara: Sopa de AbandonGames con DOSBox, un plato exquisito que gustará a todo el mundo (aunque hay que prevenir que puede reavivar antiguas adicciones ;p -sobre todo si tienes a mano trucos, guias y POKE).
  • El segundo plato es el fuerte: Entrecot de WalkThrougs en su jugo con guarnición de BonersGames, un plato suculento para que degusten la vista, saboreen los entresijos y resuelvan el plato rebañando hasta la última migaja.
  • Para postre os he preparado algo delicioso: Tarta de AmigaLongPlay, delicioso bizcocho de recuerdos de niñez, con tropezones de Commodore64 y cubierta de VGA, deleitense con el crujiente sonido de antaño, cierren los ojos y expidan su más tierna sonrisa.

Espero que os haya gustado el menú de hoy, así que os dejo con los enlaces para una buena digestión (no os peguéis un atracón y recordad que mis menús siempre incluye siesta! 😉 jeje).

Anuncios

Desde el principio de los tiempo, casi siempre el primer programa que codificamos a la hora de aprender un lenguaje de programación es.. “Hola Mundo!”.

HolaMundo

El primer lenguaje de programación que usé fue el Basic, en los arcaicos MSX de cartucho y cinta (sí sí, esas cintas que chirriaban pitidos), entre los 10 y los 11 años, las primeras pilas de datos, los primeros gráficos (CIRCLE, LINE, DRAW, SPRITE..), los primeros juegos (me acuerdo que el examen final creo que fue una pila y un juego -una nave que se juntaba en cuatro partes y se ponía a soltar bombas, me salió la nave, pero aún sin soltar bombas me salió muy bien el examen-), en finxsss..

MSX

A los 15-16 (después de pedir reiteradamente un MSX -mi madre decía que sólo lo quería para jugar, y yo alegaba que lo quería para programar, ejem, programar mis propios juegos XPPP), tuve mi primer ordenador, un PC XT de la marca Accer (con CGI monocromo 15″, HD 3Mg -si mal no recordar, y era una pasada total en esa época-, por ahí arramblao en el garaje debe de estar), reventando juegos y programas en GW Basic y haciendo mis Batch (baterías o subrutinas del MS/DOS.. hmm, que tiempos aquellos del “PacMan”, “Tennis”, “DigDugger”, “Barbarian”, “Dr.Solomon”, “SpaceQuest” y demás juegos en discos de 5″1/4, jeje.. por ahí los tengo todos). Pero en esos años empezaban a cambiar las cosas en la Informática (la de acceso doméstico), pues fue inolvidable cómo pasábamos de las tarjetas Hercules-Monocromo, a las CGI -cuatro colores-, después creo que salió una intermedia antes de la EGA -16 colores-, pero no me acuerdo bien, luego otra más que tampoco me acuerdo y seguidamente la VGA -256 colores, toda una pasada aquel año con el “Link” o el “Alone in the Dark”-), con esto, y sin extenderme demasiado, me refiero al paso de unos 3 años, que fue quedarme en los pañales con mi CGI monocromo.

Luego llegaron los modems de 9.600 baudios y las BBS’s, los inicios de Internet en España (que pasaban antes por una arcaica red anterior a IberBanda, luego GestVia y llegó finalmente Internet por RTB -red telefónica básica, la del par, la de todos los teléfonos-, y volvieron los pitidos de antaño con las cintas, jeje), por esa época empecé a conectarme tras haberme iniciado un poco en internet (aunque no lo veía muy claro entre el 95-96, porque aquello no era más que un montón de páginas lentas publicando escasa información de las principales empresas).

Entre el 96-97 actualizo el HW (HardWare, hmm, que cambié de ordenador -un Híbrido con 256Mg de RAM, SVGA 17″, HD 40Mg, y una PlacaBase que no recuerdo bien qué Procesador tenía ni a cuanto iba- una pasada me costó, pero era mío X] ). Ese fue mi verdadero inicio en Internet, documentarme sobro todos los manuales en Sajón que caían en mis manos, todas las listas de correo que podía, el IRC (UnderNET, matusalén del canal #malaga y otros más bajo el nick de PODA -sí ya, ya lo sé, debería haber cogido un nick terminado en “O” para ahorrarme Privates del Buitreo jeje-), pero conocí mucha gente interesante en la red, hice mi primera web, hice mis primeros Hacking’s cambiando los formatos de texto plano a HTML en los correos que enviaba, metí el primer garrafón (como buen Lamer), al remitir un correo masivo y poner en evidencia demasiadas direcciones de correo (SnifSnif, que puteo me cayó), realicé mis primeras incursiones en TelNet (pero poquito, porque sigo siendo demasiado buen niño XPPP), puse en aviso a las primeras web con fallos de seguridad (mira que hay que ser torpedo, pero aún hoy día, siguen publicando webs con un fallo básico, que es el no blindar el acceso a cierta información -principalmente no aseguran subdirectorios del raíz, teniendo toda la información de acceso público-).

En fin, que me divertí mucho.. pero también me envicié, con el vIRCio (por la mañana a leer las listas de correo y contestar los e-milio, medio día que me sacaban del ordenador para comer, y a la tarde navegar un poquito en busca de alguna web interesante y más tarde chateo intensivo hasta altas horas de la noche -en una ocasión de desvelo abrí el canal #insomnio, y así me tiré unos cuantos días de vacaciones viendo cómo mi cuarto se iluminaba por el amanecer, hasta que finalmente se fundó el canal, jeje, la principal guerra era por no dejar que los demás se fuesen a la cama antes que uno o que alguien se durmiera sobre el teclado XPPP-). Por suerte, antes de terminar el verano, me percaté de lo mal que me sentaba el vIRCio (y lo mal que le había sentado a mucha gente de la red -gente cercana-), y decidí desaparecer del IRC, pero no del grupo de gente, con los que seguía carteándome, viéndome en las “Kedadas”, y divirtiéndome mucho (en ocasiones, demasiado -fuss, que derroche, mantener la marcha durante tanto tiempo seguido casi me llevó a la quiebra, jeje-).

En relación a la programación, pues esa época fue de evolución, pasando del Basic al GWBasic, y al QBasic, también empecé con el Pascal y avance bastante, pero no me terminó de gustar el Delfi (su evolución), aunque lo veía mucho mejor que el VisualBasic, pero ante todos esos lenguajes, prefería el C, y su evolución, el C++ (en estos últimos años hemos vivido la aparición del C# y los distintos lenguajes de programación dirigidos a Internet).

En Internet, me inicié con el HTML puro y duro, creando las web’s desde el mismo editor de textos (TXT, mediante el editor de notas -principalmente- o el WordPad), pero diseñar las tablas, los textos, colores, imágenes y demás era demasiado tosco.. así pues, vimos todos la luz con la aparición de los editores HTML (al principio fueron algo toscos, como el total y absolutamente vomitivo de Windows, o el sucedáneo de guardar el DOC como HTML -grrr- o peor si se hacía con el PowerPoint -Haaaaagg-), pero la verdadera revolución al respecto fueron los WYSIWYG (increíble la aparición del DreamWeaver). Por aquella época estaban los servidores vetando los CGI’s (porque la mayoría eran maliciosos), estaban los líos de las COOKIS (por la privacidad de los internautas), y el auge de los virus (sobre todo los del tipo estafa telefónica por conexión mediante un 908 -sí sí, de esos de “bájate este programa para que vaya más rápida tu conexión”-); por ese año estaba también la guerra de los Navegadores (InternetExplorer vs NetScape), principalmente por los estándares para la visualización de webs (NetScape manejaba JAVA -los tan famosos JavaScript-, y MicroSoft los vetó e intentó poner en marcha sus propios estándares -un lenguaje bastante chulo, hice mis pruebecillas, la visualización era chula, podías incluir cualquier tipografía [subiéndola previamente al servidor], el arte final era como las páginas de un periódico, pero incompatible con los WYSIWYG y era más lento que el caballo del malo a la hora de cargar- no me acuerdo ni cómo se llamaba, hmm..). En definitiva, al tito Gates le salió el tiro por la culata, su SO no podría instalar el IE de cajón y tendría que adaptarse a los estándares de la W3C.. resumiendo, le tiraron bien de las orejas y lo pusieron cara a la pared. Pero esto sólo fue el principio, pues el inicio de Internet fue el despipote de los Linuxeros, que desde sus inicios cada vez más gente se les unía, y en las quedadas había entre todos los Freakys un grupo que destacaba, hablando en una jerga sajona muy rara, pero los identificabas rápidamente por “el Pingüino”, JeJe.. era gente maja, y sigue siéndola XPPP. También existía otro grupo muy reducido, pero fiel, los “maqueros”, que fardaban de tecnología, rapidez, fiabilidad y definición de colores en pantalla. Entre el 97-99 todos competían por hacerse un hueco en Internet, un nombre en el dominio del Kun-Fu (HTML), y mantenerse en la brecha del HiperTexto.

La evolución del lenguaje de programación en Internet lo viví de pies puntillas hasta que me empezaron a pagar por lo que hacía (anteriormente me dedicaba más al Diseño Gráfico que a la programación, pero las herramientas WYSIWYG permitieron un acceso masivo de Diseñadores a un área sólo restringida para programadores -que, por cierto, hasta entonces realizaban en su mayoría páginas planas, insípidas y carentes de estilo o mínima chispa-). Mi conjunción entre Diseñador e Informático me hacía tener cierta posición destacada en este área, intentaba hacer páginas diferentes a los bloques de texto planos, no saturarlas de imágenes (pues el peso de estas ralentizaban la carga de las páginas). Una herramienta revolucionaria fue el PhotoShop (que conocí en su versión 3, empecé a tener manejo en la 4 -tenía varios trucos- y a dominar en la 5 -ya eran pocos los secretos que me ocultaba, pero aún hoy día me sigue guardando algunas sorpresas-), que sacó su paquete de ImageReady, con el que podríamos optimizar todas las imágenes que íbamos a subir.

Pero corría el año 98-99 y empezaba la RDSI (la conexión a Internet de alta velocidad -64Kbps!!, una barbaridad, teniendo en cuenta que había gente que se conectaba como mucho a 512.000 baudios que iba que se las pelaba el modem a toda mecha y a lo más que podía- JeJe). En ese año empezó la revolución, se lanzaron las páginas dinámicas (DHTML que aparecerían poco más tarde) con los estándares del JavaScript (los efectos de botones -out, over- y que todo el mundo de repente quería -pero había mucha gente que metía la gamba en la optimización de los gráficos y resultaban muy lentas y torpes-).

El manejo de formularios se realizaba hasta entonces por medio de CGI’s, luego aparecieron los formularios dinámicos, mediante JavaScript y programación HTML. Poco más tarde (al rededor del 99), estaba el boom del Flash (ya lo conocía desde el 98, pues la versión 3 y luego la 4 habían caído en mis manos y había hecho mis pinitos), este era la evolución del Director (programa de Macromedia dirigido al campo multimedia -CD’s y presentaciones principalmente-, actualmente el Shokwave), para Internet y el paso del Lingo al ActionScript (lenguaje de programación del Flash), esta revolución impactó fuertemente y cambió la manera de ver las páginas en Internet.

El cambio aún se mantiene reacio, pero cada vez nos hacemos más a la cuenta (casi sin darnos cuenta), de que hemos cambiado y nos hemos hecho más dependientes aún de la tecnología. La revolución fue pasar de páginas estática y sin a penas chispa (HTML, puro y duro, tabla, textos, imágenes, colores y formularios con los que se guardaban en pilas de datos texto plano a la merced de todos), a dinámicas, con algún movimiento, cierta interactividad (por las acciones que se daban a lugar por poner el ratón sobre un botón o una parte de la web), y chispa (DHTML, esta programación se basaba en capas y JavaScript’s); y finalmente, las Animadas o Interactivas, pues mezclaban sonido, música, formas y un constante movimiento pendiente de las acciones del internauta para saltar con bombas de colores, imágenes y un sinfín de alegrías que renovaban el panorama web (Flash, con el ActionScript se programaban fácilmente las acciones y saltos de tiempo en la película -animación- para crear efectos, transiciones y botones), anteriormente los menús eran planos, como mucho dinámicos mediante los JavaScript.

Seguidamente se evolucionó en la manera de programar en la web, de usar los CSS simplemente como hoja de estilos a su más amplio uso con documentos XLM y los distintos lenguajes de programación que surgieron a la par. PHP,  ASP y JSP, que son en conjunto el grueso de la programación en Internet; son en definitiva distintas soluciones de los diferentes soportes (servidores), del mercado para generar webs con programación que se ejecuta de parte del servidor (ahora los Script incrustados en el documento .HML van en un documento .PHP, .ASP o .JSP, que es ejecutado por el servidor e interpretado por el navegador del usuario -más simple, que todo lo difícil y lento lo hace el servidor, para mostrar en el navegador lo que ha pedido y le interesa al usuario-).

Mi incursión en la programación avanzada en Internet fue entre el 99 y 2001, pasando de hacer mis pinitos y modificaciones como webmaster con ASP a programar portales en PHP (habiendo sopesado las tres vertientes -PHP, ASP y JSP-). El ASP era muy parecido a los Script que había programado hasta entonces y evolución entre el C++ y algo VisualBasic (casi todos los lenguajes se parecían), pero sin meterme demasiado dentro, sólo solventaba redireccionamientos del servidor, IP’s y URL’s, pero el ASP tenía el mal de Gates, pues habías de tener un servidor Win (normalmente caro -tipo NT-), las bases de datos eran principalmente del tipo Acces, o mejores con el SQL Server; el JSP es la programación de los programadores, las últimas tendencias y métodos de trabajo se dan cabida en el servidor Tomcat (Java Server Pages, JavaBeans, y gestores de Bases de Datos), es ante todo, la POO (Programación Orientada a Objeto); el PHP es la solución barata para la programación de SGBD (Sistemas de gestión de las DB -DataBase, Bases de Datos-), trabajando bajo servidor Apache (normalmente en Linux, aunque existen suits para win) y MySQL (SGBD gratuito de la red).

Ahora estamos en la época de la Web 2.0, una web que cada vez tiene más bombo, vivimos el auge del AJAX y su vertiente Flash (FJAX), una internet Blogeada (Blog y Vlog -bajo PHP principalmente-), llena de Wikis, PodCast, vídeos, fotos y animaciones, todos conectados con todos por links en el HiperTexto, todo a un solo click de ratón, todo.. tanto, que el mayor temor actual no es el Spam o los Virus, sino un apagón que nos deje sin conexión a nuestra referencia de datos diaria.

Internet es ahora más que nunca nuestra biblioteca (la WikiPedia), nuestra referencia de datos (relevantes o no, lo que aparece en la primera página de Google al buscar cualquier cosa es lo veraz, aunque no lo contrastemos o tengamos una crítica riguroso, es el mejor resultado y está publicado en la red, por lo cual, es veraz -irónicamente, la des-información puebla en internet -aún más que en los boletines de noticia, de cualquier tendencia política-, y hay que rebuscar bien para esquilmar la morralla y encontrar la raíz de los datos -pero ya habrá tiempo para hablar de esto-), nuestro entorno (en el que nos relacionamos con el resto del mundo), y cada vez más.. nuestra identidad (registro de nuestro datos, gustos, CV, opiniones, acciones, logros y fracasos, además de los datos que ya están .

En conclusión “Hola Mundo!” es lo primero que publicamos y que por defecto nos aparece al comenzar cualquier cosa, por mucho que evolucione o des-evolucione, seguiremos saludando al mundo al principio de cada día :)))